Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

«No me he encontrado obstáculos por ser mujer, porque la belleza era para mujeres, pero sí por ser madre»

Natividad Lorenzo, una de las profesionales de la estética más querida por las caras conocidas y también por las anónimas, hace balance de su trayectoria empresarial en Madrid, a punto de cumplir 40 años de profesión, y con motivo del Día Internacional de la Mujer

Una de las cosas que mejor nos hace sentir a las mujeres es invertir en tratamientos de belleza. Vernos bien es algo que nos gusta a la mayoría y, para ello, acudimos a profesionales. Una de las empresarias madrileñas más reconocidas del sector es Natividad Lorenzo, a la que acuden desde hace casi 40 años numerosos rostros conocidos, pero también otros muchos anónimos, que han apostado por esta emprendedora, que decidió abrir su propio centro hace casi 10 años, con un resultado de gran éxito. Con ella celebramos el Día Internacional de la Mujer 2024, tomándola como ejemplo de muchas empresarias de Madrid que, con esfuerzo, trabajo y profesionalidad, logran hacerse un hueco en su sector. También con dificultades porque, aunque en este sector ser mujer no le ha perjudicado, sí la ha ralentizado su desarrollo ser madre. Y es que, desgraciadamente hoy en día, la conjugación madre y empresaria sigue siendo muy difícil.

A punto de cumplir 40 años, ¡qué se dice pronto!, en el mundo de la belleza. ¿Qué balance hace como empresaria?

El balance que haría, sin lugar a dudas, es positivo. Se puede decir que mi trayectoria empresarial se inició hace 9 años cuando decidí embarcarme en la aventura de cumplir mi sueño de tener un centro de estética “a pie de calle”. Esta decisión se vio impulsada por mis más de 30 años de carrera, la gestión de una pequeña cabina y la experiencia con personal a mi cargo. Este salto era necesario si quería adaptarme al nivel de clientes, realizar mayor inversión en tecnología punta y avanzar en este sector en crecimiento. Cuando me planteé la ubicación del centro tuve en todo momento presente cuál era la mejor manera de cuidar de mis clientes, aquellos que llevaban tanto tiempo a mi lado. Elegí un barrio no tan céntrico que les permitiría aparcar y evitar que las experiencias de nuestros tratamientos fuesen acompañadas del estrés del centro de Madrid. Y, la verdad, fue un acierto. El 90% de mis clientes antiguos, mayoritariamente residentes en Pozuelo de Alarcón, Aravaca y Majadahonda, me han seguido hasta Montecarmelo. A ellos se han sumado clientes de la zona de La Moraleja, Mirasierra, Las Tablas, Arroyofresno y, por supuesto, vecinos de Montecarmelo. Como empresaria considero que soy profesional y exigente. En mi opinión una empresa se caracteriza por las personas que están en ella y, por eso, durante estos 9 años, he trabajado para rodearme de grandes profesionales. Tengo un equipo con ganas,  y comprometido con el desarrollo individual y colectivo, de lo cual me siento muy orgullosa.

Mujer sector de la belleza Natividad Lorenzo

¿Y qué balance hace como profesional?

También muy positivo. Me he enfrentado a nuevos retos, he tenido la oportunidad de crecer y continuar con mi formación en especialidades como la estética oncológica y post-operatoria, he tenido el privilegio de asistir a numerosos eventos médico-estéticos (en ocasiones como ponente) y, por supuesto, he continuado sumando momentos y experiencias dentro de cabina. Todo ello me ha permitido reafirmar mi convicción de que los tratamientos estéticos y el contacto de las manos tienen un poder importante en la salud.

«Los tratamientos estéticos y el contacto de las manos tienen un poder importante en la salud»

El 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer. En estas casi 4 décadas como empresaria, mujer y madre, ¿lo ha tenido difícil para conciliar?

La conciliación no ha sido una tarea fácil, pero opino que tenemos que hacer aquello en lo que creemos y de lo que estamos convencidos. Es verdad que ser madre retrasó mi evolución profesional, pero me ha dado otras muchas cosas. Soy una persona fuerte y siento pasión por lo que hago, creo en mí y en mi proyecto, por eso no me rendí y decidí que “mejor tarde que nunca”.

¿Se ha encontrado obstáculos por ser mujer y tener su negocio?

Diría que no he encontrado obstáculos considerables por el hecho de ser mujer. Me muevo en un sector que tradicionalmente se ha reservado a mujeres y, por tanto, no he sufrido las dificultades que puedan tener otras empresarias. Sin embargo, como te comentaba antes, sí lo relacionaría con el hecho de ser madre. La vida profesional requiere una dedicación y un tiempo que, en muchos casos, es incompatible con el rol que adoptamos muchas mujeres dentro de la unidad familiar. Soy una persona muy exigente en todo y, esa exigencia, comienza conmigo misma. Muchas veces mi sentido de la responsabilidad y el compromiso me ha llevado a volcarme en mi familia, dejando mi proyecto en segundo plano. Pero todo llega.

Hay que ser muy valiente para poner en marcha un negocio. ¿Cómo surgió?

Además de valentía tienes que tener un objetivo, un plan. El mío era crecer y cumplir mi sueño y tuve la suerte de que también era “el paso natural” que tenía que atreverme a dar. Mi experiencia era amplia, mis clientes buenos y muy fieles, solo tenía que orientar mi plan teniendo en cuenta mis vivencias y las necesidades de los clientes. Y aquí estamos, casi 10 años más tarde, con un centro con tratamientos diseñados en base a una misma línea de trabajo, un espacio con tecnología vanguardista y un equipo multidisciplinar.

 Lo que es una realidad es que está aquí con un centro en la capital y con un gran éxito y reconocimiento a sus espaldas. ¿Qué destacaría de su carrera?

En mi opinión, los motivos de nuestro reconocimiento se encuentran en: nuestra seriedad y honestidad, el respeto a la salud de nuestros clientes, nuestro amplio conocimiento y nuestra búsqueda de la excelencia y la eficacia máxima. Y, si me lo permites, me atrevería a decir que hay otro motivo más. Uno que que suena más esotérico pero que no lo es en absoluto: todas las personas que trabajan en mi centro tienen ese “don” en las manos. Ese “ángel” que hace muy diferente el contacto, el masaje o cualquier maniobra. Las manos son herramientas muy importantes, y muy buenas intérpretes.

Tratamientos de belleza en Madrid

Tiene clientes famosos, ¿tiene algún trato especial con ellos?

No, para mí todos los clientes son iguales.

¿Alguno que le haya llamado especialmente la atención?

La discreción es importante para mí, en mi centro no hablamos ni compartimos información sobre ninguno de nuestros clientes, sean o no conocidos. Aunque lo que sí quiero agradecer a todos aquellos que cuentan sus experiencias en medios o en redes, el reconocimiento del trabajo siempre sienta muy bien y ayuda mucho a tener visibilidad. Pero no soy yo quien tiene que hablar de ellos, sino ellos (si quieren y les surge) de mí.

El mundo de la belleza ha cambiado mucho desde que usted empezó y las preferencias de las mujeres también. ¿Qué queríamos antes y qué queremos ahora?

Bueno, uno de los cambios más perceptibles es que nuestra sociedad camina en busca de una perfección que muchas veces dista de la realidad y de lo “natural”. Esto es algo que también experimentan los hombres, que cada vez recurren más a los tratamientos estéticos, no solo las mujeres. Pero centrándonos en ellas diría que han pasado de querer estar muy bien peinadas y mostrar una piel sana acompañada de un buen maquillaje a tener un estilo mucho más desenfadado, pero pretender estar delgadas, sin arrugas y con todo muy turgente…Las redes son muy dañinas en este sentido. Es muy importante para mí que la belleza esté ligada a la salud, pero en quienes se miran a través de la comparación con los filtros esto es más complicado. Ese es el motivo por el cual en nuestro centro tratamos de concienciar a nuestros clientes sobre la importancia de la salud y la relación que ésta tiene con la belleza.

«Uno de los cambios más perceptibles en el mundo de la belleza es que nuestra sociedad camina en busca de una perfección que muchas veces dista de la realidad y de lo natural»

Adelgazar y no envejecer son dos de las peticiones con las que más llegamos a los centros. ¿Es posible en Natividad Lorenzo?

Adelgazar es posible y en nuestro centro trabajamos para que sea un proceso sencillo y el cliente cuente con nuestro soporte y apoyo durante todo el proceso, consiguiendo resultados muy satisfactorios. Ahora bien, el término de “no envejecer” no es algo que se pueda cumplir y es algo que trato siempre de dejar claro. La cosmética y la tecnología nos permiten envejecer de la mejor manera y retrasar el proceso, pero no se puede detener el envejecimiento ya que es un proceso fisiológico. Acudir a los centros médico-estéticos es muy importante para cuidar de nuestra piel, que es el órgano más grande del cuerpo, pero también es importante cuidar las expectativas.

La constancia, por supuesto, es muy importante para conseguir objetivos en el mundo de la belleza. ¿Qué nos recomienda como experta no dejar nunca sin hacer?

La rutina en casa es lo más básico, y lo imprescindible. Lo mínimo es limpiar la piel mañana y noche con un limpiador adecuado, aplicar luego un tónico para equilibrar el PH, y después, en este orden, habría que poner un contorno de ojos, sérum y crema hidratante. Durante el día (independientemente de la época) es importante incluir un último paso: un protector solar. A eso habría que sumarle un tratamiento facial en cabina mensual, en la que el profesional valorará las necesidades de la piel y adaptará el protocolo a las mismas. Los que nos dedicamos a esto somos capaces de identificar cuando estamos delante de una persona que tiene una rutina en casa pautada por un profesional y que la acompaña de tratamientos faciales y no cuando se guía por lo que le cuentan amigos/familiares o lee en internet.

En esos cambios que hemos vivido como sociedad destaca la llegada del hombre al mundo de la belleza. ¿Les ha incluido en su centro?

Sí, claro, es uno de los cambios que he experimentado desde que inicié mi trayectoria. Muchos hombres (y no solo los que trabajan con su imagen) se están animando a cuidarse en centros como el mío.  Son pacientes, en general, estupendos, muy cumplidores, constantes y fieles. Diría que, mayoritariamente, se preocupan por dos temas: el envejecimiento del rostro, y el aumento de grasa en la zona abdominal. En Natividad Lorenzo tenemos tratamientos muy potentes para tratarles.

«Los hombres son pacientes muy cumplidores, constantes y fieles»

Es empresaria doblemente, por tener su propio centro, pero también por haber lanzado su propia marca de cosmética. ¿Cómo surgió?

Siempre he trabajado con marcas de alta gama y en unas jornadas de formación tuve la suerte de coincidir con los propietarios y directores de un laboratorio muy conocido que me ofrecieron esta oportunidad de crear mi propia firma.  Es algo a lo que yo ya le había estado dando vueltas con mi hija Sara, que es farmacéutica, y estábamos viendo diferentes opciones para hacer de una idea una realidad. Y de repente, la oportunidad estaba ahí. Así surgió la primera línea y seguimos a por más.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con su hija?

Como todo, es una experiencia con sus cosas buenas y no tan buenas, la confianza tiene eso… Pero la verdad es que sobre todo es una colaboración muy enriquecedora. Ella me explica cosas que yo desconozco y a la vez aprende de mí y del negocio. Actualmente ella está trabajando en una empresa, ¡pero quién sabe!… Me gusta imaginarla haciéndose cargo de mi marca en el futuro.

Mujer sector de la belleza Natividad Lorenzo+

Su gran competidor es la medicina estética. ¿Le gusta?

No creo que sea un competidor. Para mí la medicina estética es nuestro cómplice y complemento. Sólo podría verse como competidor en aquellos clientes que, una vez comienzan a inyectarse, dejan el tratamiento en cabina. Pero, por suerte, la gran mayoría vuelven a encontrar el equilibrio y comprenden que la calidad de la piel es más importante que, por ejemplo, la eliminación de arrugas con neuromoduladores…. Creo que médicos y esteticistas sabemos que nos necesitamos, y disfrutamos de lograr resultados excelentes gracias a la combinación de las dos disciplinas.

En Natividad Lorenzo también hay hueco para pensar en los que peor lo están pasando y, por ello, tiene tratamientos específicos para las pacientes de cáncer. ¿Cómo las trata? Qué importante es sentirse bien en un momento tan duro.

Mucho más importante de lo que puedas imaginar. Una persona que se cuida mientras sufre una enfermedad lleva mejor los síntomas e incluso tiene momentos del día en que olvida las preocupaciones. El tratamiento en cabina les aporta relajación y les transporta al momento, al disfrute del presente. Además, les permite poder mirarse al espejo y verse bien, lo que tiene un impacto directo sobre su autoestima, el ánimo, la ilusión y su actitud. Y, por último, añadiría algo importante: la piel sufre mucho con la terapia oncológica, por lo que necesita ese extra de cuidados…

Tiene otra especialidad: la de post operatorios. Sabemos que entre sus clientes ha contado incluso con otras conocidas empresarias del mundo de la belleza.

No somos muchos los especialistas de este ámbito y se habla poco de lo necesarios que son los tratamientos en cabina tras intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo, tras una operación estética es importante trabajar en cabina para evitar asimetrías y reacciones no deseadas en el tejido. Algunas de las técnicas que más empleamos son maniobras manuales y radiofrecuencia. Con este tipo de tratamiento logramos reducir el dolor, acortamos el periodo de recuperación y el resultado esperado se obtiene mucho antes.  

No queda mucho para ese 40 aniversario y en esos momentos toca hacer balance. ¿Estará satisfecha con lo logrado?

Estoy contenta con todo lo que he logrado hasta ahora, pero sigo adelante con nuevos retos, nuevas ideas y con muchas ganas de aprender, enseñar y seguir creciendo. Cierto grado de insatisfacción me permite seguir mejorando. Y, como siempre digo, mi carrera durará todo lo que mi salud me permita, no quiero jubilarme. Me apasiona mi profesión y quiero seguir viviendo todos los avances que están por llegar. Estoy firmemente convencida de la importancia de la estética para el cuidado de la salud y sus beneficios.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos